Facebook

sábado, 30 de mayo de 2015

El regreso a las raíces de U2 conquista a la crítica estadounidense


No era fácil encontrar en estos días a un crítico de rock, o música moderna, dispuesto a jugarse la pluma y emitir una opinión favorable sobre cualquier actividad que desarrolle U2, la gran banda superviviente de la década de los ochenta del pasado siglo que sigue mandando en las ligas del rock para grandes estadios.

Por eso, ha resultado aún más sorprendente la unanimidad con que la prensa estadounidense se ha manifestado sobre los conciertos que el grupo formado por Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen ha ofrecido en el Forum de Los Angeles.

Los prolegómenos no eran demasiado buenos, además. Como corresponde a la tendencia general de la que hablábamos antes, el último disco de la banda ‘Song of Innocence’ había sido vapuleado convenientemente. A fondo y sin piedad. Y eso que, sin duda, era bastante mejor que muchos de los anteriores.

Y para que la música no fuera la única invitada a este arranque de gira, el grupo se vio conmocionado por la muerte de Dennis Sheehan, que sufrió un paro cardiaco en un hotel de la ciudad californiana hace un par de días.

Pero sea como sea, el cuarteto irlandés lo ha conseguido. Al parecer su apuesta por regresar a la furia roquera de sus primeros tiempos ha cuajado en unos conciertos de auténtico rock básico, en los que han conseguido poner de manifiesto su dominio del lenguaje estilístico de un tipo de música en el que la energía lo es todo.

De modo que, según los críticos de EEUU, U2 están impartiendo lecciones de rock en esta nueva gira, en la que han prescindido al máximo de la parafernalia escénica habitual y se han concentrado en dar lo mejor de sí y demostrar que el formato trío de ritmo (guitarra, bajo y batería) más cantante, es lo único que hace falta para enfervorizar a un estadio entero.

No sabemos cuánto durará esta tregua entre la prensa especializada y el grupo, pero lo cierto es que las buenas críticas se han convertido en la guinda del pastel de una gira que ya contaba con lo fundamental para ser un éxito: el cartel de ‘No hay billetes’, en la mayoría de las plazas.

Follow Me