Facebook

jueves, 16 de septiembre de 2010

90.000 Almas Disfrutan con U2 en Zúrich

Por Iván Turmo, swissinfo.ch


La mítica banda de rock irlandesa U2 consiguió colgar el cartel de no hay billetes en sus dos conciertos de Zúrich. 45.000 espectadores el sábado y otros tantos el domingo abarrotaron el estadio Letzigrund de la capital financiera helvética.

Era la primera vez que el recinto acogía un concierto de rock.

El público llenó por completo el estadio para contemplar durante dos horas de show un escenario redondo futurista, que imitaba a una enorme nave espacial en forma de pulpo gigante, con cuatro patas en forma de araña y con una torre iluminada de 50 metros de altura.

En una pantalla gigante sobre el escenario, los espectadores pudieron ver desde todos los lugares del estadio los movimientos de los músicos. Un despliegue que según la prensa de Zúrich supone 30 millones de francos y que es transportado por 125 camiones, que en esta ocasión llegaron a Suiza procedentes de Moscú.

La gira de U2 retomó su marcha después de parar a causa de la operación en la espalda a la que fue sometido su cantante Bono. El grupo, que había actuado en la ciudad hace cinco años, U2 trajo este fin de semana su '360° Tour’ a Suiza.

En el primero de los conciertos, el sábado 11 de septiembre, U2 dedicó su espectáculo a las víctimas del 11-S, el atentado terrorista que sacudió a los Estados Unidos hace nueve años. El vocalista de la banda, Bono, dedicó condolencias para los familiares antes de cantar el tema ‘Moment of Surrender’, como homenaje a los fallecidos.


¿Basilea? ¿Berna? ¿Zúrich?
Antes, Bono en su faceta de animador quiso bromear con el público y tras la primera canción se preguntó, “¿Es esto Ginebra? ¿Basilea? ¿Berna? ¿Zúrich?

La banda inicio su actuación con ‘Beautiful Day’, para seguir con ‘Hold Me, Thrill Me’. También tocaron por primera vez la pieza ‘Mercy’ o las clásicas ‘I Still Haven’t Found What I’m Looking For’, ‘Sunday Bloody Sunday’, ‘Mysterious Ways’, ‘With or Without You’, entre otras.

Asimismo, en las 22 canciones del repertorio hubo tiempo para sus nuevas creaciones como ‘I don’t want to talk about war between nations / Not right now’ de su álbum actual ‘No Line on the Horizon’. A las que siguieron ‘Get On Your Boots’, ‘In A Little While’, ‘City of Blinding Lights’ y ‘Walk On’.

Además de la victimas del 11-S, los irlandeses tuvieron un recuerdo para la labor de Aung San Suu Kyi, figura de la oposición birmana y Premio Nobel de la Paz y que desde hace años está bajo arresto domiciliario en Myanmar, y para el reverendo sudafricano Desmond Tutu o a Amnistía Internacional.

Tras su paso por Suiza, la exitosa banda sigue con sus conciertos por Alemania, Francia, Bélgica, España, Italia, Nueva Zelanda, Australia y Estados Unidos y se piensa que en marzo podrían viajar a Latinoamérica.

¿Bono en la Costa Azul?
La prensa suiza especulaba con que era más que posible que tras el primer concierto en Suiza del sábado pasado, el cantante de U2 volara a su casa del pueblo Eze-sur-Mer en la Costa Azul francesa para volver a Zúrich el día siguiente.

Sin incidentes
Según la organización y la policía de la ciudad de Zúrich no se produjeron grandes incidentes en las dos citas. El espectáculo requirió de una operación de gran magnitud.

Antes de los conciertos se registraron en las inmediaciones del estadio pequeños atascos pero no ningún caos circulatorio. Esto debido a que muchos aficionados habían llegado en transporte público, según la policía de Zúrich. Incluso después del final del concierto, no hubo mayores problemas.

Las vías de evacuación y el suministro de energía tuvieron que ser adaptados para 45.000 personas. Se ampliaron las salidas desde el césped y se utilizaron generadores adicionales para garantizar la inmensa energía de la banda irlandesa.

Peter Landolt, responsable del evento, indicó un saldo positivo. “Todo había ido bien. Hemos recibido muchas felicitaciones”, dijo a la agencia suiza ATS. Además el sonido no fue ningún problema en el recinto ya que fue bien absorbido y propagado, aseguró Landolt.

Follow Me