Facebook

lunes, 19 de octubre de 2009

Bono - New York Times - Reposicionando América

REPOSICIONANDO AMÉRICA


Hace un par de años, acepté un Globo de Oro con una grosería.

Uno se imagina que el presidente Obama hizo lo mismo cuando se enteró de su Nobel, y no de excitación.

Cuando Obama suba al escenario en el Ayuntamiento de Oslo en diciembre, no será el primer presidente en recibir el premio de la paz, pero que podría ser el más controvertido. Hay una sensación en algunos sectores no-tan- del tipo de Estados Unidos de que Noruega, Europa y el Mundo no tienen ni idea de quien es el verdadero presidente Obama, sino que se fijan en una versión de fantasía del presidente, una proyección de lo que esperan y desean que sea, y lo que desean que Estados Unidos sea.

Bueno, se me ocurre ser europeo, y estoy con las mejores predicciones. Así que he aquí por qué creo que el Obama virtual es el Obama real, y por qué creo que el hombre puede merecer todo esto. Se inicia con una cita de un discurso que pronunció en las Naciones Unidas el mes pasado:

“Vamos a apoyar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y enfocar la cumbre del año próximo con un plan global para hacerlos realidad. Y vamos a fijar nuestra vista en la erradicación de la pobreza extrema en nuestro tiempo “.

No son mis palabras, son de su presidente. Si no estas familiarizado, es porque no estuvo en muchos titulares. Pero para mí, estas 36 palabras son por las que creo que Obama podría ser una fuerza para la paz y la prosperidad – si las palabras señalan acción.

Las metas del milenio, para aquellos de vosotros que no lo saben, son un rocín persistente de un pacto noble, global. Son un conjunto de compromisos que todos hicimos hace nueve años, cuyo objetivo es reducir a la mitad la pobreza extrema para 2015. Barack Obama no estaba allí en el 2000, pero ahora está allí. De hecho ha ido más allá – todo el camino, de hecho. Reducirla a la mitad, dice él, a continuación, acabar con ella.

Muchos han hablado de la necesidad de un reposicionamiento de América. Reposicionamiento, reiniciar el sistema. En mi opinión, estas 36 palabras, junto con el enfoque del gobierno en la lucha contra la proliferación nuclear y el cambio climático, mejorar las relaciones en el Oriente Medio y, por cierto, la creación de empleo y la prestación sanitaria, son un cambio de marca en acción.

Estas nuevas medidas – y las 36 palabras – recuerdan al mundo que Estados Unidos no es sólo un país, sino una idea, una gran idea acerca de oportunidades para todos y la responsabilidad para con tu prójimo.

Muy bien … Yo no hablo por el resto del mundo. A veces pienso que lo hago – pero como mis compañeros de grupo rápidamente (y en voz alta) señalan, ni siquiera hablo en nombre de un pequeño grupo de cuatro músicos. Pero me atrevo a decir que en los más lejanos rincones del mundo, las palabras del presidente son más que una canción pop que la gente quiere oír en la radio. Son líneas de vida.

En peligrosos, estrepitosos tiempos, la idea de América suena como una campana (véase King, M.L, Jr., y Dylan, Bob). Golpea con una nota alta y se mantiene sin tocar sus nervios. (Si sólo todos pudiéramos.) Esta fue la línea de la melodía del Plan Marshall y esta en resonancia de nuevo. ¿Por qué? Debido a que el mundo ve que sólo Estados Unidos podría contener las claves para resolver las tres grandes amenazas a las que nos enfrentamos en este planeta: la pobreza extrema, la ideología extrema y el cambio climático extremo. El mundo siente que Estados Unidos, con el apoyo mundial renovado, podría estar en las mejores condiciones para derrotar a este eje de extremismo con un nuevo modelo de política exterior.

Es una extraña e inquietante sensación darse cuenta de que la Marina más grande, la más rápida Fuerza Aérea, la fuerza de choque más fuerte, no puede protegernos totalmente del fantasma que es el terrorismo …. La asimetría es la palabra clave de Kabul a Gaza …. Podría no estar bien.

Vuelvo a pensar en una llamada telefónica que recibí hace un par de años atrás del general James Jones. En ese momento, él se retiraba del puesto principal de la OTAN, la idea de un presidente Obama era un vuelo salvaje de la imaginación.

El General Jones tenía curiosidad sobre el trabajo que muchos de nosotros estábamos haciendo en el desarrollo económico y sobre un modo más inteligente de ayudar – plasmado en iniciativas como el programa del presidente George W. Bush Emergency Program for AIDS Relief and the Millennium Challenge Corporation- que comenzaba a salvar vidas y cambiar el modo de jugar para muchos países. Recuerda que este era un momento en que América no podría conseguir que encendieran su cigarrillo en naciones europeas como Noruega, pero incluso entonces, en el mundo en desarrollo, los Estados Unidos seguía siendo vistos como una presencia positiva, incluso transformadora.

El general, nos encontramos hablando de lo que puede ocurrir cuando los tres extremos – la pobreza, la ideología y el clima – vengan juntos. Nos encontramos debatiendo sobre la extensión de tierra que se extiende por el continente africano, justo a lo largo de las arenas del Sahara – una zona que incluye el Sudán y el norte de Nigeria. También coincidió en que muchas personas no ven que el Cuerno de África – la conflictiva región que abarca Somalia y Etiopía – es un caso clásico de los tres extremos convirtiendose en una trinidad (estoy parafraseando) y amenazan la paz y la estabilidad en el mundo.

El militar también me ofreció una ecuación. Estabilidad = seguridad + desarrollo.

En una guerra asimétrica, dijo, la importancia que tenía que la política exterior estadounidense se ajustara a dicha fórmula.

Introduzca a Barack Obama.

Si la última línea parece que es una broma para tí … puede que no lo sea por mucho tiempo.

Obama ha reunido un equipo de personas que creen en esta ecuación. Que incluye al propio general, actualmente en el Consejo de Seguridad Nacional, al vicepresidente, un ex presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, al secretario de Defensa republicano, y un secretario de estado, una persona con un largo historial de defensa de la causa de las mujeres y las niñas que viven en la pobreza, que ahora está decidida a revolucionar la salud y la agricultura para los pobres del mundo. Y parece que la coalición bipartidista en el Congreso que logró tanto en el desarrollo mundial en los últimos ocho años aún se mantiene en medio del rencor en casi todo lo demás. Desde una perspectiva de desarrollo, no podía soñar con un equipo de ensueño mejor para buscar la paz de este modo, para cambiar la marca de los Estados Unidos.

El presidente dijo que consideraba que el premio Nobel de la paz era una llamada a la acción. Y en la lucha contra la pobreza extrema, es la acción, no las intenciones, lo que cuenta. Esta frase que pronunció y produjo agitación en el último mes serán palabras huecas, a menos que regrese al año siguiente a la reunión en la cumbre de las Naciones Unidas con un plan significativo, que consigua resultados para los millones de personas que viven con menos de 1 dólar al día. Difícil. Muy difícil. Pero factible.

El Premio Nobel de la Paz es el resto del mundo, diciendo: “No la Caguen”

Pero eso no esta sólo dirigido a Obama. Está dirigido a todos nosotros. Lo que el presidente prometió fue un “plan global”, no un plan de Estados Unidos. Lo mismo es cierto en todos los demás asuntos que el comité Nobel citó, desde el desarme nuclear hasta el cambio climático – ninguna de estas cosas va a ceder a los enfoques unilaterales. Necesitaran de la cooperación internacional y del liderazgo norteamericano.

El Presidente se ha fijado a sí mismo, y al resto de nosotros, una tarea que no es pequeña.

Es por eso que Estados Unidos no debería hacer ascos a los concursos de popularidad. En la misma semana en que Obama ganó el Premio Nobel, los Estados Unidos se clasificó como el país más admirado en el mundo, un salto de la séptima posición a la parte superior de la encuesta de la Nation Brands Index – el salto más grande que cualquier país ha tenido nunca. Al igual que el Nobel, esto puede ser descartado como un sin sentido … como una medida de la celebridad de Obama (y sabemos lo que la gente piensa de las celebridades).

Sin embargo, un país que está cansado de ser el policía del mundo, y esta demasiado apretado para ser filántropo del mundo, todavía podría ser el socio del mundo. Y no se puede hacer eso sin ser queridos. Aquí vienen las cartas para el editor, pero permítanme decirlo: los americanos son como los cantantes – que sólo un poco, son una especie de ser amado. Los británicos quieren ser admirados, los rusos, temidos, los franceses, envidiados. (Los irlandeses, sólo queremos ser escuchados.) Pero la idea de América, desde el principio, se suponía que era suficientemente contagiosa para barrer y cautivar al mundo.

Y lo es. El mundo quiere creer en los Estados Unidos de nuevo porque el mundo necesita creer en los Estados Unidos de nuevo. Necesitamos sus ideas – su idea – en un momento en que el resto del mundo se está quedando sin ellas.

Traducido por: "Josh" D. (Gracias)

Follow Me